Un año de misión en la educación formal del Congo

Transcurrió el primer ciclo lectivo del Collège Fasta Père Fosbery.

Los desafíos fundacionales, la respuesta generosa de nuestros misioneros, la confianza de numerosas familias y la visita del Papa Francisco a la República Democrática del Congo marcaron los tonos de estos primeros tiempos. 

Junto a la Iglesia

El 12 de Septiembre de 2022 abrió sus puertas el Collège Fasta Père Fosbery, el primero de la Red en continente africano. Sus primeros pasos pudieron ser acompañados por la oración y la mirada atenta de nuestro Fundador. Habrá sido sin lugar a duda de las grandes alegrías que acompañaron el último tiempo de su vida en esta tierra. 

El Collège Fasta Père Fosbery fue un sueño y un anhelo del Padre Fosbery quien sabiendo leer los designios de la providencia llegó con Fasta a la República Democrática del Congo para seguir sumando su labor evangelizadora a los pedidos de la Iglesia: “… La educación es fundamental, es la vía hacia el futuro, el camino que hay que tomar para alcanzar la plena libertad de este país y del continente africano. Es urgente invertir en ella para preparar sociedades que sólo se consolidarán si están bien instruidas, que serán autónomas sólo si son plenamente conscientes de sus potencialidades y capaces de desarrollarlas con responsabilidad y perseverancia. …” (Papa Francisco)

Implicados en la realidad africana

El proyecto educativo que Fasta desarrolla en África toma los fundamentos y aspiraciones que persiguen todos los colegios de la Red, a la vez que se plantea la necesidad de buscar métodos específicos a la cultura y a las necesidades particulares. 

Hemos recorrido un camino que nos permitió conocer el día a día de la educación en este país. “… No basta observarlos y denunciarlos desde el exterior; es necesario implicarse, con paciencia y determinación y, más en general, resistir la tentación de imponer modelos preestablecidos que, por el contrario, son extraños a la realidad local.  Como dijo San Juan Pablo II hace treinta años en Sudán: «Hay que hallar soluciones africanas para los problemas africanos» (Discurso durante la Ceremonia de bienvenida, 10 febrero 1993).

Sabemos de la necesidad de hacerse cargo desde una mirada amplia, que mire a las generaciones futuras. Y la importancia de la comunidad, de la vida comunitaria que les permita reencontrar la mística del encuentro por encima de los enfrentamientos étnicos.  

El colegio responde a la ley nacional de educación de la RDC y trabaja articuladamente con la Red Educativa Fasta, recibiendo el apoyo humano, material y económico, especialmente de la comunidad de Fasta Valencia.

Un fructífero año escolar

El desafío es grande, hermoso y bello. Hemos sido testigos de la importancia de la educación integral en los niños, en los docentes y padres de la comunidad educativa y vecinal.

La providencia nos regaló en este inicio la posibilidad de dar los primeros pasos en Nivel inicial con 70 niños y en los primeros grados de Nivel Primario con 80 alumnos.

Los docentes se han capacitado en el concepto de educación integral y en la pedagogía “Jean qui rit”que, al mismo tiempo, es un método de enseñanza de la lectura y escritura a través de gestos, canciones y ritmo. Se han organizado cursos de francés/lectura, operaciones matemáticas, numeración y estrategias de enseñanza de la conjugación. Los alumnos han participado de los oratorios como espacio para conocer a Jesús y Su Palabra como así también a la Virgen María y al Espíritu Santo.

También se han organizado pruebas de nivel para alumnos de primaria. La organización de estas actividades pedagógicas ha tratado de poner al día a los docentes y fortalecer sus habilidades pedagógicas.

Un gran logro ha significado el proponer actividades extracurriculares, como la preparación de las misas de apertura y cierre del año escolar, Pascuas, Navidad entre otras; convivencias, visitas culturales y espacios de reflexión para madres en torno a la figura de Santa Catalina de Siena. 

Se han dado los primeros pasos en el trabajo con padres a través de espacios de formación sobre la identidad y proyecto del colegio, sobre la paternidad y la maternidad y la psicología evolutiva del niño y sobre festividades particulares como Navidad.

Como aporte de los misioneros españoles que nos visitaron a lo largo del año, se realizaron consultas médicas, odontológicas y oftalmológicas para los alumnos, padres del colegio, vecinos y miembros del ruca. Se impartieron formaciones y charlas de sensibilización sanitaria.

Sin duda, la visita del Papa a suelo africano en el mes de febrero y el encuentro con educadores, padres y alumnos del colegio fue un regalo y una bendición para toda la comunidad educativa en este año fundacional.

¡La semilla está sembrada, el Sembrador lo hizo y la comunidad como fieles jardineros cuidan y hacen crecer la obra que el Señor les confió!

Noticias relacionadas